Volcanes - Instituto Geofísico - EPN

Volcanes (196)

Los volcanes activos son observados a través de diversas tecnologías.

Del jueves 16 al viernes 17 de febrero de 2017, personal del IGEPN realizó un ascenso al volcán Tungurahua, a fin de realizar un monitoreo en sitio de las condiciones actuales del volcán.

Actualización de la actividad y el Trabajo del IGEPN

RESUMEN
Desde la publicación del 28 de diciembre (Informe Especial No. 5), el volcán Cayambe sigue con una actividad sísmica anómala caracterizada por sismos de tipo volcano-tectónicos (fractura) y largo periodo (movimiento de fluido) ubicados entre 2 y 8 km debajo de la cumbre. En enero se registró un promedio de 15 LPs y 36 VTs por día, mientras que hasta la fecha durante este mes se han registrado un promedio de 15 LPs y 21 VTs por día hasta el momento, indicando una ligera disminución que comenzó en la última semana de enero.

Andinistas han reportado que el olor a azufre, que estuvo en un nivel alto desde octubre hasta diciembre, ha disminuido significativamente en la actualidad.

Se realizó sobrevuelos al volcán, pero debido a las malas condiciones y a la cantidad de nieve, las observaciones de las grietas observadas en diciembre, no fueron muy claras.

Debido al tipo de sismos registrados y sus localizaciones se estima que la anomalía o agitación interna del volcán es más probable que tenga un origen magmático. Una erupción a mediano plazo (semanas a meses) es posible, aunque muy poco probable si no se producen cambios bruscos o una aceleración en los parámetros de monitoreo. Los escenarios eruptivos detallados en los informes anteriores siguen válidos: S0- una erupción freática muy pequeña cuya influencia sería las inmediaciones del cráter; S1- una erupción magmática pequeña similar el evento ocurrido el 1785. Se continuará evaluando el comportamiento del volcán y reforzando la red de monitoreo instrumental en las próximas semanas.

Desde que se recibió las primeras señales de agitación, el Instituto Geofísico ha instalado estaciones adicionales [1 GPS, 1 Inclinómetro y 1 DOAS (sensor de gas)], con planes para otra estación sísmica en un futuro cercano, y ha actualizado una de las estaciones existentes [estación sísmica ANGU se cambió de periodo corto a banda ancha – aumentando su capacidad para medir parámetros de eventos más grandes] para asegurar nuestras capacidades de monitoreo. El instituto también tiene reuniones semanales para discutir e interpretar los datos recibidos, asegurando que cualquier cambio en el volcán será detectado.

Actividad externa baja e interna baja


Resumen
Durante las últimas semanas se ha observado una baja actividad externa en el volcán Cotopaxi, que está caracterizada principalmente por la emisión de columnas de gases. Ninguno de los parámetros de monitoreo (sismicidad, deformación, SO2) muestra una anomalía durante las últimas semanas. Sin embargo, existe la posibilidad de pequeñas explosiones freáticas que afectarían la zona cercana al cráter.