Lunes, 23 Julio 2018 10:30

Informe Especial Volcán Sierra Negra N° 16 – 2018

Valora este artículo
(0 votos)

Actualización de la Actividad Eruptiva

RESUMEN

La erupción del volcán Sierra Negra iniciada el 26 de junio de este año continúa y mantiene la emisión de flujos de lavas. La intensidad de la erupción ha sido variable y se han reconocido varios pulsos donde la actividad se ha incrementado. La erupción se ha concentrado a lo largo de 4 fisuras las que han generado diversos flujos de lava que en total cubren un área de 30.4 km2 en los flancos Norte y Nor-occidente del volcán. Los flujos de lava producidos por la fisura #4, la cual es la única activa al momento llegaron al mar entre el 9 y 10 de julio y continúan ingresando. La línea de costa en el sector de Bahía Elizabeth ha cambiado y el territorio ecuatoriano creció en aproximadamente 1 km2. Vale resaltar que la zona en donde los flujos de lava ingresan al mar (Bahía Elizabeth) se encuentran lejos de cualquier población y actividad agrícola y es solo accesible en barco.

 

MONITOREO TÉRMICO E INTENSIDAD DE LA ERUPCIÓN

En la Figura 1 se muestra un gráfico de las anomalías térmicas (energía radiante) generadas durante la erupción y detectadas por sensores satelitales infrarrojos del sistema MIROVA. Estas anomalías pueden ser asociadas con la intensidad de la actividad eruptiva, descritos a continuación:

  • Al inicio de la erupción, en la tarde del 26 de junio, se muestra un pico de intensidad, el cual decrece rápidamente.
  • Entre los días 1 y 2 de julio hay un nuevo pico donde se incrementa la intensidad y que coincide con un nuevo pulso de actividad, informado en el Reporte Especial Nº12.
  • Los días 7 y 8 de julio se detectaron dos nuevos pulsos relacionados al incremento en la intensidad de la erupción, Informe Especial N°13.
  • Entre los días 10 y 13 de julio se observa que la intensidad se incrementa, manifestada por fuentes de lavas y mayores caudales de emisión de flujos de lava, que posteriormente decaen, estos flujos llegaron al mar.
  • Al momento la actividad muestra un nuevo pulso; esto es evidencia de que la erupción del volcán Sierra Negra continúa y que se mantiene el ingreso de los flujos del lava al mar.
  • Entre los días 10 y 13 de julio se observa que la intensidad se incrementa, manifestada por fuentes de lavas y mayores caudales de emisión de flujos de lava, que posteriormente decaen, estos flujos llegaron al mar.
  • Al momento la actividad muestra un nuevo pulso; esto es evidencia de que la erupción del volcán Sierra Negra continúa y que se mantiene el ingreso de los flujos del lava al mar.

Informe Especial Sierra Negra N. 16 - 2018

Figura 1: Medida del calor (energía radiante) generado por la erupción entre el 24 de junio y el 23 de julio de 2018, proporcionado por el Sistema Satelital MIROVA.


Adicionalmente, se midieron temperaturas directas e indirectas de los flujos de lava inactivos, mismas que varían entre 80 y 200 ºC. Las medidas se hicieron durante un campaña de campo llevada a cabo entre el 11 y 13 de julio de este año.

 

SEGUIMIENTO DE LA ERUPCIÓN CON IMÁGENES SATELITALES

En base del continuo procesamiento de las imágenes satelitales proporcionadas por Sentinel-2 y Landsat-8 de la zona en erupción, el IG-EPN hizo un seguimiento detallado del proceso eruptivo del volcán Sierra Negra. De esta manera desde el inicio de la erupción el 26 de junio, ya se pudo detectar que esta ocurrió a lo largo de cuatro diferentes fisuras, las mismas que son descritas a continuación (Figuras 2 y 3).

Informe Especial Sierra Negra N. 16 - 2018

Figura 2: Fotografía desde una embarcación en Bahía Elizabeth de las diferentes fisuras en erupción, en la noche del 26 de junio (Foto recuperada de redes sociales).


  • Fisura 1: es una apertura localizada al borde de la caldera (1070 msnm) en el sector de Volcán Chico (Fig. 2) alineada en dirección occidente – nor-occidente, tangencial al borde de la caldera (Fig. 3). Tiene una longitud de cuatro kilómetros (4 km) y emitió flujos de lava desde el inicio de la erupción, hacia el interior y exterior de la caldera, cubriendo un área de 16.1 km2, hasta el día 27 de junio en que aparentemente cesó su actividad. Los flujos depositados al exterior de la caldera tuvieron un alcance máximo de siete kilómetros (7 km) pendiente abajo, sin llegar al mar; mientras que los del interior de la misma alcanzaron una distancia máxima de 1.7 km (Fig. 3).
  • Fisura 2: ubicada al nor-occidente de la caldera (Fig. 2), a unos tres kilómetros bajo del borde de la misma (700 msnm). Tienen aproximadamente unos 250 metros de longitud y produjo flujos de lava desde el inicio de la erupción, cubriendo un área de 2.3 km2 hasta el día 27 de junio cuando aparentemente terminó su actividad. Tuvo una extensión de unos 3 km y sus lavas no llegaron al mar (Fig. 3).
  • Fisura 3: ubicada hacia el occidente de la caldera (Fig. 2), unos cuatro kilómetros abajo del borde de la misma (550 msnm). Esta fisura tiene aproximadamente 250 metros de longitud y estuvo activa desde el inicio de la erupción, emitiendo flujos de lava que cubrieron un área de unos 0,3 km2 hasta el día 27 de junio cuando aparentemente concluyó su actividad. Los flujos de lava tuvieron una extensión de unos 2 km y sus lavas no llegaron al mar (Fig. 3).
  • Fisura 4: ha sido la más activa, y desde el inicio de la erupción ha estado continuamente emitiendo flujos de lava. Está ubicada en el flanco noroeste (100 msnm) a 8 km pendiente abajo del borde de la caldera (Fig. 2). Hasta el 16 de julio sus lavas han cubierto un área de 11,6 km2 misma que continúa creciendo al momento de la publicación de este informe (Fig. 3). Entre el 9 y 10 de julio, los flujos de lava originados en esta fisura llegaron al océano y modificaron la línea de costa ecuatoriana. Hasta el 16 de julio, el territorio ecuatoriano aumentó en 0.93 km2. Debido a la entrada de lava en el océano y por la interacción entre las lavas calientes y el agua fría se pueden generar explosiones que arrojan fragmentos de roca al aire y emiten grandes cantidades de gases, los cuales constituyen un peligro para embarcaciones que se encuentren en las cercanías por lo cual se les recomienda mantenerse a una distancia prudencial de seguridad.

Hasta el 16 de julio se ha estimado que las lavas emitidas en esta erupción cubren una superficie total de 30.4 km2, la cual es comparativamente equivalente al área ocupada por la ciudad de Cuenca.

Informe Especial Sierra Negra N. 16 - 2018

Figura 3: Distribución de los flujos de lava originados en las diferentes fisuras durante la erupción del volcán Sierra Negra, (actualizado hasta el 16 de julio 2018).


 

CONCLUSIONES

La erupción del volcán Sierra Negra iniciada el 26 de junio de este año continúa. Se mantiene la emisión de flujos de lavas en la fisura Nº4 mismos que llegaron al mar entre el 9 y 10 de julio y continúan ingresando hasta el momento. La línea de costa cambió y el territorio Ecuatoriano hasta el 16 de julio se incrementó en aproximadamente 1 km2.

Una vez que los flujos de lava han ingresado al mar, la interacción entre lavas calientes y el agua fría del océano da lugar a explosiones que arrojan fragmentos de roca y emiten grandes cantidades de gases, las cuales constituyen un peligro para las personas a bordo de embarcaciones que se encuentren en las cercanías, por lo que se recomienda evitar acercarse a estos sitios y mantenerse a una prudencial distancia de seguridad.

La actividad eruptiva ha tenido lugar a lo largo de cuatro fisuras ubicadas en los flancos N y NW dando lugar a diversos flujos de lava que en total cubren un área de unos 30.4 km2. La erupción se inició con emisión de lavas a través de todas estas fisuras; sin embargo, las tres fisuras superiores (1, 2 y 3) terminaron su actividad el día 27 de junio. Por otro parte, la fisura más baja (Nº4) es la más activa y mantiene la emisión de flujos de lava.

Desde el inicio de la erupción del Sierra Negra la intensidad de la actividad eruptiva ha sido variable y se han reconocido varios pulsos donde la actividad se incrementó y también cuando esta declinó.

Vale mencionar que la actividad sísmica continua y la mayoría de los eventos se han localizado bajo la caldera. Algunos de ellos han sido reportados como sentidos por los guardaparques del Parque Nacional Galápagos que se encuentran en la zona alta del volcán (sector de El Cura). Para conocer sobre estos reportes consulte nuestra página web www.igepn.edu.ec y redes sociales.

El Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional se mantiene en comunicación permanente con las autoridades de turno, informando sobre la evolución de este periodo eruptivo.

PR, FJV, PM, SVV
Instituto Geofísico
Escuela Politécnica Nacional