Viernes, 15 Septiembre 2017 14:51

Informe Especial del Volcán El Reventador N° 4 – 2017

Valora este artículo
(0 votos)

Continúa la erupción, alternancia de actividad efusiva y explosiva

Resumen
Durante los últimos meses la actividad eruptiva del volcán El Reventador ha variado con emisiones de flujos de lava (24 de junio a 1 de julio y 23-24 de agosto), periodos de explosiones frecuentes de tamaño pequeño (agosto), y periodos de explosiones menos frecuentes pero de tamaño moderado a grande (Julio y Septiembre). No hay evidencias de disminución o aumento significativo de la actividad interna y externa del volcán al momento, lo que sugiere que la erupción va a continuar con alternancia de actividad efusiva (flujos de lava) y explosiva en los próximos días a semanas sin mayor afectación directa a las comunidades aledañas al volcán. Es importante notar que la acumulación de material suelto en los drenajes que descienden del volcán podría generar lahares en caso de lluvias intensas.

Informe Especial Reventador N. 4 - 2017

Figura 1. Imagen infrarroja de los flujos de lava emitidos desde el vento norte y vento sur localizados en la cumbre del volcán El Reventador el 23 de agosto del 2017 (imagen: M. Almeida; procesamiento: M.-F. Naranjo).


Antecedentes
El volcán El Reventador es uno de los volcanes más activos del Ecuador, con una erupción semi-continua desde 2002 y continua desde 2012. Durante los 15 años de erupción, la actividad ha estado caracterizada por frecuentes emisiones de flujos de lava y explosividad de baja a moderada intensidad, excepto por la erupción del 3 de Noviembre del 2002 que alcanzó un indice de explosividad volcánico de 4 (Le Pennec et al. 2003; Hall et al. 2004; Samaniego et al. 2008; Naranjo et al. 2016).

En el informe especial n°3 se indicaba la ocurrencia de un flujo de lava entre el 24 de junio y el 1 de julio del 2017 en el flanco NE del volcán. Este flujo de lava alcanzó una distancia de 2.6 km desde el cráter, cubriendo un área de 0.45 km² con un espesor promedio estimado de 10 m y un volumen de 4.5 millones de m³. Este flujo de lava generó una fuerte anomalía térmica detectada por satélites (fuentes: Modvolc, Firms, Mirova). Adicionalmente se observó en imágenes satelitales la emisión de una columna de SO2 dirigida al WNW (fuente: OMI). La emisión de este flujo de lava, el más grande desde 2008, estuvo precedida y acompañada por flujo piroclásticos asociados al colapso gravitacional del frente del flujo de lava. Los flujos piroclásticos alcanzaron una distancia de 3.1 km desde el cráter, lo que representa la generación de flujos piroclásticos más fuerte desde 2002.

El objetivo de este informe es presentar una síntesis de la actividad posterior a la erupción de junio 2017 y el escenario eruptivo potencial a corto y mediano plazo (días a semanas).

Actividad superficial
Gracias a las cámaras instaladas en el volcán y a las alertas de la Washington VAAC se pudo observar en continuo y tiempo real la actividad superficial. Entre final de junio y final de julio se observó una actividad explosiva de moderada intensidad con emisiones de ceniza que alcanzan <1000 m sobre el nivel del cráter (snc) con dirección hacia el Occidente (entre NW y SW) y rodar de bloques hasta 800 m bajo el nivel del cráter (bnc). La actividad aumentó hacia el 21-22 de julio con columnas de ceniza que alcanzaron hasta 2500 m snc (Fig. 2) y bloques rodando por todos los flancos del volcán hasta 600 m bnc.

Informe Especial Reventador N. 4 - 2017

Figura 2. Alturas de las columnas de ceniza detectadas por satelites (fuente: Washington VAAC; compilación: M. Encalada).


En agosto se observó una disminución de la intensidad de la actividad caracterizada mayormente por columnas de ceniza con alturas inferiores a 1000 m snc hacia el SW y pequeñas avalanchas de material caliente en la parte alta del volcán. Al final de la tercera semana de agosto se produjo nuevamente un incremento de la actividad eruptiva con incandescencia constante en el cráter, columnas eruptivas más frecuentes, alcanzando 2000 m snc (Fig. 2). Un sobrevuelo realizado el 23 de agosto permitió confirmar la extrusión simultánea de flujos de lava por los flancos NE, ENE, ESE, S y WSW saliendo desde 2 ventos ubicados en la cumbre del volcán, los cuales producían también actividad explosiva importante. Al igual que para la actividad de junio, estos nuevos flujos de lava generaron una fuerte anomalía térmica detectada por satélites (Fig. 3). Se observó adicionalmente que las columnas de ceniza eran más anchas y más continuas. Las medidas de gas realizadas durante el sobrevuelo del 23 de agosto no indican un aumento del flujo de SO2 comparado con medidas de sobrevuelos anteriores.

Informe Especial Reventador N. 4 - 2017

Figura 3. Intensidad de anomalías térmicas obtenidas por satélites (fuente: MODVOLC-MIROVA; compilación: M. Almeida). En los cuadros rojos se identifican las anomalías asociadas a los flujos de lava de junio y agosto del 2017.


Informe Especial Reventador N. 4 - 2017

Figura 4. Foto (izquierda) e imágen térmica (derecha) de los flujos de lava de Agosto 2017 en la zona somital de El Reventador (foto: P. Ramón; imagen térmica: M. Almeida, procesamiento: M.-F. Naranjo).


Desde este último episodio de emisión de lava las columnas de ceniza observadas por la Washington VAAC han sido más frecuentes con alturas de hasta 3500 m snc hacia el W y NW. También durante las explosiones se observaron bloques que cubrieron casi todo el cono superior y bajaron hasta 900 m bnc.

Informe Especial Reventador N. 4 - 2017

Figura 5. Explosión con rodar de bloques incandescentes en todos los flancos del volcán hasta 900 m bnc el 11 de Septiembre del 2017 (fuente: IG-EPN).


Monitoreo sísmico y acústico
La actividad sísmica y acústica en el volcán El Reventador presentó variaciones en los últimos meses, coincidente con las variaciones de actividad superficial. El número de explosiones bajó después de la erupción del 22-24 de junio a 34 explosiones/día (Fig. 6). Sin embargo se observó que estas explosiones tenían una mayor energía acústica en particular a partir de la tercera semana de julio (Fig.7).

Informe Especial Reventador N. 4 - 2017

Figura 6. Conteo de eventos sísmicos en el volcán El Reventador entre el 01/06 y el 14/09/2017 (fuente: IG-EPN). LP: Largo Periodo, EXPL: Explosiones, TRESP: Tremor espasmódico.


En agosto se observa un leve incremento del número de explosiones (40/día), tremores armónicos (4.5 por día) y de eventos de Largo Periodo (Lps que llegan a 84.6 diarios) hasta la nueva fase de emisión de lava al final de la tercera semana de agosto. Sin embargo, al mismo tiempo se observa una disminución en el tamaño de los sismos y, aún más claramente, acústica (Fig. 7).

Informe Especial Reventador N. 4 - 2017

Figura 7. Amplitud sísmica (arriba) y presión acústica (abajo) de las explosiones en el volcán El Reventador entre el 01/07 y el 14/09/2017 (M. Ruiz). Azul: julio, verde: agosto, Rojo: Septiembre.


En la última semana de agosto hasta la segunda semana de septiembre se observa una disminución del número total de eventos (73 eventos/día, 19 explosiones/día) pero, de acuerdo con el análisis sismo-acústico, se observa un aumento significativo de la presión acústica de las explosiones con un ligero aumento de la amplitud sísmica (Figs. 7 y 8). La figura 7 nos muestra que las 6 explosiones con componente acústica más grandes del último trimestre ocurrieron a partir del 28 de agosto, incluyendo la explosión de las 02h35 del 9 de septiembre que alcanzó una presión de 514 Pa. Este valor corresponde a una presión de 2627 Pa estimadas a 1 km de distancia del cráter, cuando en el 2005, el valor más alto fue de 1.5 Pa (Johnson y Ripepe, 2011).

Informe Especial Reventador N. 4 - 2017

Figura 8. Registro sísmico (arriba) y de infrasonido (abajo) de la explosión de 09 de septiembre a las 2h35 TU (Tiempo Universal: Tiempo Local + 5 horas) (M. Ruiz). Notar el aumento de la amplitud sísmica inducida en la estación REVS por la llegada de la onda acústica.


Interpretación
Las observaciones visuales, los datos sísmo-acústicos y satelitales indican una variabilidad en la actividad eruptiva del volcán El Reventador. Basado en los últimos tres meses de actividad se sugiere que los flujos de lava de junio y agosto estuvieron asociados a periodos de alta tasa de extrusión (salida del magma) lo cual permite al magma salir con más facilidad y formar flujos de lava. Probablemente las fases de alta tasa de extrusión son provocadas por pulsos de alimentación desde un reservorio magmático bajo el volcán. Los periodos de explosividad más fuerte (fin de julio y septiembre) estarían asociados a tasa de emisión más bajas donde un magma más viscoso no permite un desgasificación continua y produce un aumento de la presión interna de gas, la cual da lugar a explosiones más violentas.

Escenario eruptivo
En base a la interpretación de la actividad eruptiva reciente se formula el siguiente escenario eruptivo potencial, válido a corto o a mediano plazo (días a semanas), si no hay cambios importantes en los parámetros de monitoreo. Se esperaría que la actividad explosiva cambie para regresar a los niveles de inicio de agosto con explosiones más frecuentes pero de tamaño más pequeño. Una nueva alimentación magmática podría desencadenar nuevos flujos de lava. La actividad eruptiva debería mantenerse alta ya que no se evidencia un aumento o una disminución significativa de la actividad interna y externa.

Los principales fenómenos asociados a la actividad eruptiva son explosiones con proyectiles balísticos que afectan al cono volcánico, pequeños flujos piroclásticos y columnas de ceniza de altura baja a moderada, los cuales no representan una amenaza directa para las comunidades aledañas al volcán. Es importante notar que los flujos piroclásticos asociados al colapso de los frentes de los flujos de lava de junio y agosto aumentaron la cantidad de sedimento suelto en los drenajes que descienden del volcán. Esto podría provocar la formación de lahares en caso de lluvias intensas que son frecuentes en El Reventador.

BB-PR-SH-MR
Instituto Geofísico
Escuela Politécnica Nacional