Viernes, 28 Junio 2019 11:44

Charla sobre el Volcán de Fuego

Valora este artículo
(2 votos)

Días atrás en las oficinas del IGEPN expertos del Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS), del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional (IGEPN) y de la Universidad de Edimburgo, Escocia, hicieron una explicación de la trágica erupción del Volcán de Fuego, localizado en Guatemala, que ocurrió el 03 de junio de 2018. Los expertos comentaron que este volcán generalmente produce erupciones de nivel "3", donde los flujos incandescentes solo logran viajar unos pocos kilómetros por debajo del vento y que estas erupciones relativamente pequeñas ocurren con una frecuencia de entre 5 a 7 años. Sin embargo, la erupción en Junio de 2018 fue de nivel "4" y sus flujos incandescentes lograron viajar hasta las zonas pobladas (4 a 6 km bajo el cráter), segando la vida de alrededor de 600 habitantes de las comunidades y destruyeron mas de 420 estructuras.

Charla sobre el Volcán de Fuego

Foto 1. El Dr. Andy Lockhart, del USGS, y el Dr. Hugo Yepes, del IGEPN, comparten sus experiencias de la erupción del Volcán de Fuego, ocurrida el 03 de junio de 2018.


Cabe mencionar que el monitoreo instrumental y presencial de volcanólogos locales alrededor del Volcán de Fuego fue casi nula y que la población tuvo un acostumbramiento al observar los pequeños flujos descendiendo durante las erupciones del nivel 3. Tampoco, a pesar que 55,000 personas vivían cerca de las amenazas volcánicas, se habían practicando evacuaciones ni se recibieron instrucciones de las autoridades locales sobre dónde debían dirigirse durante una erupción grande.

Charla sobre el Volcán de Fuego

Foto 2. La Dra. Eliza Calder, de la Universidad de Edimburgo, durante su charla sobre la Vulnerabilidad y el rol de los mapas de amenaza volcánica.


Estos lamentables acontecimientos ratifican la necesidad de contar con una red de vigilancia instrumental de alta tecnología y con técnicos de mucha destreza en manejarla. El IGEPN mantiene un red instrumental en todo el territorio ecuatoriano de más de 500 estaciones y volcanes como el Cotopaxi y el Tungurahua tienen una excelente red de monitoreo cada uno. También es importante que los volcanólogos experimentados estén presentes en las comunidades para formar lideres locales, los cuales conozcan los fenómenos volcánicos peligrosos y que ayuden a bajar la vulnerabilidad de su comunidad. En el caso de algunas comunidades del Volcán de Fuego, si hubieran tenido claras señales de evacuación y una forma de alertar la población para actuar, hubiera sido posible salvar muchas vidas.


PM, GPM
Instituto Geofísico
Escuela Politécnica Nacional

Visto 923 veces