Lunes, 04 Noviembre 2013 16:46

Evaluación de la actividad del Volcán Tungurahua

Valora este artículo
(0 votos)

4 de noviembre de 2013

La actividad eruptiva del volcán Tungurahua desde el 6 hasta el 25 de octubre, se mantuvo en un nivel considerado como moderado a alto, tanto en los parámetros monitoreados como superficiales. A nivel superficial este ciclo eruptivo se caracterizó por explosiones de intensidad moderada a fuerte que generaron columnas de emisión de hasta 4 km sobre el nivel del cráter, con cañonazos y vibración del suelo;  bramidos, actividad estromboliana (expulsión de bloques incandescentes y fuentes de lava), descenso de pequeños flujos piroclásticos y una abundante caída de ceniza

A partir del 26 de octubre, el nivel de actividad eruptiva tiende a descender rápidamente, caracterizada por explosiones menos energéticas y menos frecuentes, columnas de emisión de poca altura, y los bramidos esporádicos fueron paulatinamente decreciendo, al igual que los valores de desgasificación, número y tipo de eventos sísmicos. Sin embargo, manteniendo un patrón inflacionario según el registro del sistema de inclinómetros.

Se puede señalar que durante la última semana  de octubre y los primeros días de noviembre, superficialmente se registraron un total de 10 explosiones/emisiones. Estas explosiones/emisiones, generaron columnas de emisión de 800 a 2000 metros sobre el nivel del cráter y  por acción de los vientos fueron dispersadas hacia el oriente y sur-oriente; estas emisiones no generaron ruido. Es importante resaltar que la mayor parte del tiempo el volcán no mostró actividad superficial.

Explosión de las 06h13 (tiempo local) del 01 de noviembre que genera una columna de emisión de 2 km de altura que se dispersa hacia el oriente. Fuente: J. Bustillos, OVT-IGEPN

Volcán despejado, no se evidencia actividad superficial. Fuente: J. Bustillos, OVT-IGEPN

Desde el 29 de octubre hasta el momento, ha presentado un total de 320 eventos relacionados al movimiento interno de fluidos (sismos tipo LP); 10 eventos por fracturamiento interno de rocas (sismos tipo VT); 6 explosiones, y 33 episodios de tremor. Asociado a varios episodios de tremor, superficialmente se evidenció una débil emisión que siempre se dirigió hacia el oriente; sin embargo no se recibió reportes de caída de ceniza.

En cuanto a la desgasificación, las emisiones de gas SO2 se ha mantenido en valores  de hasta 725 toneladas por día.

Según los datos de inclinometría, todavía se mantiene un patrón inflacionario en la estación que se encuentra ubicada cerca del cráter y un ligero patrón deflacionario en las estaciones de la base del volcán. Sin embargo, existen al menos una o dos zonas en las cuales la presión está en aumento, ubicadas principalmente en el flanco occidental.

De manera general y en conlusión, se estima que la actividad del volcán muestra una tendencia descendente, repitiendo nuevamente un patrón de actividad que ha caracterizado al volcán desde el mes de agosto del año 2012, donde han ocurrido 6 de estos períodos, separados por intervalos de 2 a 3 meses de calma.

El Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional mantiene una estricta vigilancia sobre todos los parámetros del monitoreo e informará a las autoridades y a la comunidad sobre el desarrollo de la actividad del volcán en los próximos días.

 

JB/PR/LT

Instituto Geofísico

Escuela Politécnica Nacional

17:00 (Tiempo local)