Martes, 21 Agosto 2012 16:07

Actualización de la actividad del volcán Tungurahua (21 de agosto de 2012) e informe preliminar del sobrevuelo realizado el 20 de agosto de 2010

Valora este artículo
(0 votos)

21 de agosto de 2012

La actividad sísmica del volcán Tungurahua se mantiene caracterizada por la generación de una constante señal de tremor asociada con emisiones de vapor, gases y ceniza. Sin embargo, desde las 15:00 (tiempo local) de ayer se ha registrado un incremento en el número y tamaño de la explosiones. Hasta las 16:00 de hoy, se han contabilizado un total de 16 explosiones consideradas de tamaño grande que han generado fuertes cañonazos escuchados en poblaciones cercanas al volcán y en ciudades tan alejadas como Ambato, Riobamba y Milagro.

Con respecto a otras manifestaciones superficiales, los ruidos y bramidos han disminuido en intensidad y duración con respecto a lo percibido en días anteriores. Las columnas de emisión son casi constantes asociadas principalmente a la ocurrencia de explosiones y han alcanzado una altura máxima de 5 Km y una altura promedio de 1.5 Km sobre el nivel del cráter, su contenido de ceniza es moderado y  se dirigen hacia el occidente.Desde la tarde de ayer no se han recibido reportes de caídas de ceniza.

En horas de la noche se pudo observar la constante expulsión de material incandescente en forma de fuente (chorros) y bloques que impactaron y rodaron hasta 1.5 Km por la parte superior de los flancos del volcán.

A las 14h11 (tiempo local) de hoy, se produjo un evento explosivo que generó una columna de emisión con contenido alto de ceniza, de aproximadamente 4 km de altura y además produjo un pequeño flujo piroclástico que descendió aproximadamente 2.5 km por la quebrada de Achupashal.

Fotografía en la que se observa el descenso de un flujo piroclástico por el flanco occidnetal del volcán Tungurahua en la tarde del 21 de agosto de 2012. Fuente IGEPN

En la tarde de ayer personal del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional realizó un sobrevuelo al volcán para realizar monitoreo térmico y visual de la actividad en la zona del cráter y parte superior del edificio. Del análisis de la información obtenida se puede establecer que la continua emisión de ceniza hacia el flanco occidental y suroccidental ha ocasionado que gran parte de las zonas localizadas en esta región se encuentren cubiertas de este material.

Mediante la observación con cámara térmica fue posible identificar que la emisión continua estaba acompañada de material incandescente que era fácilmente expulsado hacia los flancos superiores del volcán, y cuyas temperaturas fluctuaron entre 116 y 150°C.

Imagen térmica de la emisión continua de gases y ceniza acompañada de expulsión de material incandescente. Fuente: S. Vallejo, OVT-IG

Además, se pudo determinar que el cráter interno se encuentra algunas decenas de metros hacia el centro del cráter externo, es decir, no comparten un mismo borde como había sido evidenciado en ocasiones pasadas y se estimó que el diámetro del cráter interno es aproximadamente 80 m. Dentro de este cráter, se pudo observar a simple vista el magma cuyo nivel es bastante alto. En imagen térmica se observó que el depósito de piroclastos se encuentra notablemente esparcido en el cráter externo y flancos superiores del volcán, siendo claramente visible sus tamaños métricos, la mayor temperatura medida en el vento fue de 550°C mientras que la del cráter interno fue 530°C y las temperatura promedio del cráter externo es de 236°C.

Fotografías en las que se detalla la disposición del cráter interno dentro del cráter externo, la presencia de magma al interior del cráter interno y la zona de depositación de piroclastos en el cráter. (S. Vallejo y MF. Naranjo, OVT-IGEPN)

Con respecto a los depósitos en los flancos, se observó que existen acumulación de bloques en los cauces de las cabeceras de las quebradas ubicadas al sur occidente, occidente y nor occidente del volcán, que podrían movilizarse pendiente abajo formando flujos de bloques.

Fotografía en la que se observa la acumulación de bloques incandescente en las cabeceras de varios drenajes del volcán Tungurahua (S. Vallejo, OVT-IG)

El análisis de las imágenes térmicas permitió establecer que la noche del día sábado 18 de agosto hubo el descenso por la quebrada de Cusúa de un flujo de bloques incandescentes acumulados en el flanco nor-occidental y no un flujo de lava, ya que no se observó durante el sobrevuelo la pemanencia de la anomalía térmica en la zona señalada.

Imagen térmica del flanco norte del volcán Tungurahua en la que se observa los depósitos de piroclastos y el rastro de la anomalía térmica registrada el sábado 18 de agosto. Fuente: S. Vallejo, OVT-IGEPN

En base a lo mencionado, se recomienda a las autoridades y población en general mantener las medidas de protección, preparación y atención adoptadas, ya que la actividad del volcán se mantiene en un nivel considerado como moderado a alto sin evidencias de cambio de comportamiento a corto plazo, pero sobretodo no se descarta la posibilidad de que se generen más flujos piroclásticos y continúe la caída de ceniza.


SV/MFN/LT

Instituto Geofísico

Escuela Politécnica Nacional

17:00 (tiempo local)