Miércoles, 25 Junio 2014 00:00

Cámaras Volcán COTOPAXI

Instituto Geofísico EPN
Animación Cámaras Cotopaxi

fechas

Cámara Sincholagua
sincholagua
 
Cámara Lasso
lasso
 
Cámara Rumiñahui (Visual)
ruminahui
 
Cámara Rumiñahui (IR)
rumIR
 
Cámara La Merced
la_merced
 
Cámara Barranca Alta (volcán)
barranca_vlc
 
Cámara Tambo
tambo
 
Cámara WIRA (Visual)
Cámara instalada gracias al Convenio IGEPN-VDAP.
wiraVIS
 
Cámara Barranca Alta (quebrada)
barranca_qbr
 
Cámara Catalina
catalina
 
Cámara Callo Donoso
cdonoso
 
Cámara Bocatoma
bocatoma
 
Cámara Mariscal Sucre
mrcscr
 

Copyright © 2012-2021 Instituto Geofísico
Ladrón de Guevara E11-253, Aptdo. 2759 Quito - Ecuador.
Tlf: (593-2)2225655; (593-2)2225627 Fax: (593-2)2567847

Publicado en Cotopaxi
Martes, 24 Junio 2014 19:00

Red de monitoreo COTOPAXI

Publicado en Cotopaxi
Martes, 24 Junio 2014 00:00

COTOPAXI

Nombre Cotopaxi
Coordenadas 0,683º S; 78,436º W
Altura 5897 m snm
Diámetro 20 km
Tipo de volcán Estratovolcán
Última erupción Octubre 2022 hasta el presente.
Estado En Erupción
Actividad reciente Actividad fumarólica
Monitoreo Sísmicidad, deformación, aguas termales, desgasificación

 

El Cotopaxi se encuentra sobre la Cordillera Oriental (Real), a una distancia de 35 km al Noreste de Latacunga y de 45 km al Sureste de Quito. Su edificio forma un cono simétrico con pendientes de hasta 35° y un diámetro basal de ~20 km, mientras que el diámetro del cráter varía entre 800 m en sentido Norte-Sur y 650 m en sentido Este-Oeste. El Cotopaxi está rodeado por páramos que bordean los 3000 msnm y por otros volcanes como Sincholahua (4873 msnm), Quilindaña (4876 msnm) y Rumiñahui (4722 msnm).


El Cotopaxi es considerado uno de los volcanes más peligrosos del mundo debido a la frecuencia de sus erupciones, su estilo eruptivo, su relieve, su cobertura glaciar y por la cantidad de poblaciones potencialmente expuestas a sus amenazas. Desde el inicio de la conquista española, el Cotopaxi ha presentado cinco grandes periodos eruptivos: 1532-1534, 1742-1744, 1766-1768, 1853-1854 y 1877-1880. Dentro de cierto rango, todos los episodios han dado lugar a fenómenos volcánicos muy peligrosos, y no hay duda de que episodios similares volverán a repetirse en el plazo de las décadas. Los cuatro últimos periodos han dado lugar a muy importantes pérdidas socio-económicas en el Ecuador. La peligrosidad del Cotopaxi radica en que sus erupciones pueden dar lugar a la formación de enormes lahares (flujos de lodo y escombros) que transitarían por drenajes vecinos a zonas densamente pobladas como el Valle Interandino entre Mulaló y Latacunga, y una parte del valle de los Chillos. Se ha estimado que actualmente más de 300.000 personas viven en zonas amenazadas por lahares en caso de que se repitan erupciones similares a las ocurridas en los siglos XVIII y XIX. Adicionalmente, la caída de ceniza producida durante una erupción del Cotopaxi podría afectar una parte muy significativa de la Sierra y la Costa del Ecuador.


El Cotopaxi es también uno de los volcanes más vigilados del Ecuador y al cual se dedican una gran parte de los recursos disponibles para el monitoreo. De hecho, la primera estación sísmica permanente dedicada a vigilar un volcán en Sudamérica fue instalada en el Cotopaxi, en 1976. Desde entonces, la red de monitoreo de este volcán ha crecido constantemente hasta la configuración actual, que asegura una vigilancia adecuada de este peligroso volcán.


Desde inicios del año 2015 el volcán Cotopaxi mostró un comportamiento anómalo, caracterizado por un aumento en la deformación, sismicidad y tasa de emisión de gases, mismo que condujo a la erupción del volcán que dio inicio el 14 de agosto y se extendió hasta fines de noviembre del mismo año. Si bien la erupción fue de baja magnitud (VEI 1), las caídas de ceniza principalmente dirigidas al occidente afectaron fuertemente las actividades agrícolas y turísticas de la provincia de Cotopaxi.


A partir de mediados de octubre de 2022 el Cotopaxi empezó un nuevo período eruptivo caracterizado por emisiones de gases y ceniza de baja magnitud (mucho más pequeñas que en 2015). La erupción que se extendió hasta julio de 2023 y puso en alerta a los entes científicos y de respuesta, quienes se han concentrado en reforzar el monitoreo y actualizar los planes de emergencia y evacuación en caso de que ocurra una erupción de mayor tamaño. A pesar de que esta erupción fue más larga en duración que la de 2015, el volcán emitió únicamente la mitad de la cantidad de ceniza.

Publicado en Cotopaxi