Descargas

Descargas (11)

Bienvenidos al espacio de Descarga de Datos Digitales del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional. El acceso a esta información constituye un compromiso legal entre usted y el Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional sobre el uso, tratamiento y distribución de los datos geofísicos, sísmicos y volcánicos adjuntos.

Al acceder a este espacio de recursos, usted acepta haber entendido y estar de acuerdo con las cláusulas aquí expuestas.

Licencia General de Acceso y Uso Libre de los Datos generados por el Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional.

El Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional, concede a usted una Licencia General de Acceso y Uso Libre de los Datos, con la finalidad de fomentar e impulsar el uso de los datos geofísicos, sísmicos y volcánicos, y será para su uso exclusivo, intransferible y sin fines de lucro.

Se prohíbe la venta, donación, cesión bajo sublicencia, arrendamiento, préstamo público, comercialización o de cualquier otra forma conocida o por conocerse de transferencia de la propiedad, incluso como parte de otros servicios, así como también, la redistribución de los datos originales vía Internet; además no deberá ser utilizada para fines ilegales o inmorales o que puedan comprometer la seguridad nacional.

Con esta licencia, usted se compromete a citar la fuente de la información utilizada, tanto para los datos originales, como para los productos que se deriven de ella o de su tratamiento, dejando en claro que Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional es el autor y propietario de los datos descargados.

La información de autoría y propiedad deberá estar referida de la siguiente manera:

INSTITUTO GEOFÍSICO DE LA ESCUELA POLITÉCNICA NACIONAL. [Descargado el: FECHA DE DESCARGA]. [Recuperado de: ENLACE DE DESCARGA]

Ejemplo:
1. Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional. Descargado el 2020-09-01. Recuperado de: https://www.igepn.edu.ec/

El Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional se exime de toda responsabilidad por indebida, ilegal o inmoral utilización que pueda darse a la información descargada de este espacio y se reserva el ejercicio de las acciones que le concede la Ley en caso de incumplimiento de las condiciones de esta Licencia de Acceso y Uso.

DIRECTOR
INSTITUTO GEOFISICO DE LA ESCUELA POLITÉCNICA NACIONAL

Volcán Tungurahua

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vestibulum facilisis, dolor in scelerisque consequat, enim sem vulputate urna, vitae consectetur nibh nisi a risus. Cras vel consectetur ante. Donec tristique dignissim sem vel cursus. Cras eget facilisis nisl. Donec feugiat odio et pharetra aliquet. Fusce libero purus, sollicitudin at consectetur et, pulvinar ac leo. Sed lorem nulla, consectetur ac pharetra et, suscipit hendrerit nisi. Duis et orci commodo dui sodales rhoncus. Praesent tempor elit in metus elementum ornare. Suspendisse sit amet felis dictum, tristique lectus et, tempor diam. Nunc sed orci sit amet libero finibus feugiat vel id diam. Vivamus finibus arcu eu tempus rhoncus.

Aliquam hendrerit augue nec feugiat condimentum. Proin erat orci, mollis ut imperdiet quis, faucibus nec mi. Quisque nec venenatis ante, in malesuada mi. Proin faucibus elementum laoreet. Donec finibus, augue at vulputate rhoncus, velit massa porttitor lorem, et ullamcorper neque orci eu diam. Nulla a euismod mauris. Quisque arcu quam, volutpat vel facilisis non, fringilla porta justo. Duis tortor tellus, commodo eu pharetra ut, tincidunt iaculis urna. In vestibulum commodo dolor, sed tincidunt nisl consectetur in. Quisque semper diam eu sodales mollis. Fusce scelerisque rhoncus facilisis. Nulla ac diam ultrices, dapibus est at, dapibus odio. Nunc ipsum sapien, porta at tempor eu, molestie eget sapien. Curabitur semper augue in congue consectetur. Quisque feugiat eu erat quis commodo. Proin iaculis risus ac tortor vulputate, ut auctor arcu hendrerit.

Volcán Guagua Pichincha

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vestibulum facilisis, dolor in scelerisque consequat, enim sem vulputate urna, vitae consectetur nibh nisi a risus. Cras vel consectetur ante. Donec tristique dignissim sem vel cursus. Cras eget facilisis nisl. Donec feugiat odio et pharetra aliquet. Fusce libero purus, sollicitudin at consectetur et, pulvinar ac leo. Sed lorem nulla, consectetur ac pharetra et, suscipit hendrerit nisi. Duis et orci commodo dui sodales rhoncus. Praesent tempor elit in metus elementum ornare. Suspendisse sit amet felis dictum, tristique lectus et, tempor diam. Nunc sed orci sit amet libero finibus feugiat vel id diam. Vivamus finibus arcu eu tempus rhoncus.

Aliquam hendrerit augue nec feugiat condimentum. Proin erat orci, mollis ut imperdiet quis, faucibus nec mi. Quisque nec venenatis ante, in malesuada mi. Proin faucibus elementum laoreet. Donec finibus, augue at vulputate rhoncus, velit massa porttitor lorem, et ullamcorper neque orci eu diam. Nulla a euismod mauris. Quisque arcu quam, volutpat vel facilisis non, fringilla porta justo. Duis tortor tellus, commodo eu pharetra ut, tincidunt iaculis urna. In vestibulum commodo dolor, sed tincidunt nisl consectetur in. Quisque semper diam eu sodales mollis. Fusce scelerisque rhoncus facilisis. Nulla ac diam ultrices, dapibus est at, dapibus odio. Nunc ipsum sapien, porta at tempor eu, molestie eget sapien. Curabitur semper augue in congue consectetur. Quisque feugiat eu erat quis commodo. Proin iaculis risus ac tortor vulputate, ut auctor arcu hendrerit.

Volcán Cotopaxi

El Cotopaxi es considerado uno de los volcanes con alto peligro, por la frecuencia de sus erupciones, su estilo eruptivo, su relieve, su cobertura glaciar y por la población potencialmente expuestas a sus amenazas. Desde el inicio de la conquista española, el Cotopaxi ha presentado cinco grandes periodos eruptivos: 1532-1534, 1742-1744, 1766-1768, 1853-1854 y 1877-1880. Todos los episodios se presentaron con fenómenos volcánicos muy peligrosos, estos volverán a repetirse en el plazo de años a décadas. Los cuatro últimos periodos generaron grandes pérdidas socio-económicas en el Ecuador. La peligrosidad del Cotopaxi radica en que sus erupciones pueden dar lugar a la formación de enormes lahares (flujos de lodo y escombros) que transitarían por drenajes vecinos a zonas densamente pobladas como el Valle Interandino entre Mulaló y Latacunga, y una parte del valle de los Chillos.

En el curso de los flujos de lahares se encuentran las ciudades de Latacunga y Salcedo, hacia el sur y Sangolquí en el norte y otros poblados que pueden ser afectados en caso de una erupción importante.

La tabla a continuación muestra la lista de estos poblados y su población según el censo del 2010 y una estimación de la población al 2020.

   

Población

 

NOMBRE

Tipo

Hombres

Mujeres

Censo 2010

Estimación 2020

Viviendas

SANGOLQUI

CABECERA CANTONAL

36428

38465

74893

95146

20416

CONOCOTO

CABECERA PARROQUIAL

34044

36364

70408

83044

19157

LATACUNGA

CAPITAL PROVINCIAL

30466

33116

63582

72942

16869

CUMBAYA

CABECERA PARROQUIAL

14885

15839

30724

36238

8743

TUMBACO

CABECERA PARROQUIAL

9155

9817

18972

22377

5548

SAN CARLOS

LOCALIDAD AMANZANADA

7871

8168

16039

18917

4290

SAN MIGUEL

CABECERA CANTONAL

5744

6324

12068

13267

3265

GUANGOPOLO

CABECERA PARROQUIAL

964

980

1944

2293

484

AHUANO

CABECERA PARROQUIAL

430

479

909

1122

178

LASSO

LOCALIDAD AMANZANADA

410

429

839

963

212

MULALO

CABECERA PARROQUIAL

379

414

793

910

202

PUERTO MISAHUALLI

CABECERA PARROQUIAL

371

341

712

879

165

PUERTO NAPO

CABECERA PARROQUIAL

242

238

480

593

125

PANSALEO

CABECERA PARROQUIAL

200

261

461

507

115

SAN PEDRO DE AUCAPARTE

LOCALIDAD AMANZANADA

127

114

241

298

46

PUCACHIPTA

LOCALIDAD AMANZANADA

118

108

226

279

32

RUMIPAMBA

CABECERA PARROQUIAL

12

15

27

34

9

Mulalo: zona potencialmente afectada por múltiples peligros (piroclastos, lahares)

Adicionalmente, la caída de ceniza producida durante una erupción del Cotopaxi podría afectar una parte muy significativa de la Sierra y la Costa del Ecuador.

Volcán Sangay

El volcán Sangay (5230 msnm) es un estratovolcán activo situado a 45 km al sureste de Riobamba, es el volcán con mayor actividad de la zona volcánica norte de los Andes y uno de los volcanes andesíticos más activos del mundo, desde el año 1628 manifiesta actividad continua. Erupciones de gran magnitud sucedieron en 1628, 1728, 1738-1744, 1842-1843, 1849, 1854-1859, 1867-1874, 1872, 1903, 1934-1937 y 1941-1942 y la actual.

Durante una erupción los gases y materiales piroclásticos (ceniza, fragmentos de roca, piedra pómez, cascajo) son expulsados al aire desde el cráter y forman parte de una columna eruptiva que puede alcanzar varios kilómetros de altura y sostenerse por minutos u horas. La peligrosidad de este fenómeno depende del volumen de material emitido en la erupción, la intensidad y duración de la erupción, la distancia al punto de emisión y la dirección del viento.

El mapa muestra en color azulado la caída de piroclastos corresponden a un escenario con VEI=3, como los vientos dominantes son procedentes del este (ESE hasta NE), la ceniza es transportada al oeste, afectando el Valle Interandino entre Riobamba y Alausí. en esta zona se encuentra Babahoyo y nueve cabeceras cantonales más. La población aproximada en esta zona de caída de piroclastos, según el censo del 2010 es de 410000.

La zona de color rojo intenso sería potencialmente afectada por flujos piroclásticos, y/o flujos de lava, y/o flujos de escombros, y/o por rocas rodantes, en caso de que ocurra una erupción o explosión pequeña a moderada. Esta zona ha sido afectada por tales fenómenos durante muchos cientos/miles de años.

La zona de color rojo pálido podría ser afectada por flujos piroclásticos, y/o flujos de lava y/o flujos de escombros, y bloques rodantes, en caso de que ocurra una erupción de mayor magnitud. Macas es la ciudad más importante en el curso de los flujos que bajarían por el río Upano y poblados menores a orillas del río Palora.

La zona de línea punteada corresponde a avalanchas de escombros, que afecte particularmente el flanco oriental del volcán, ya que fue este flanco el cual creó las grandes avalanchas de escombros al colapsar Sangay I y II que pueden estar asociados a erupciones explosivas o sismos fuertes, que afortunadamente son poco frecuentes.

Los sismómetros registran la velocidad a la que se mueve el suelo, la gran mayoría de las estaciones disponibles en el Instituto Geofísico muestrean con tazas de 100 datos por segundo, estos datos son una base importante para estudios tectónicos y volcánicos.

El Instituto Geofísico comparte con la comunidad internacional a través del consorcio IRIS, 19 estaciones sísmicas de banda ancha, estos datos se encuentran en formato SEED, un formato estándar internacional para el intercambio de datos sismológicos digitales, lo que facilita los estudios. Estos datos están disponibles para su descarga en descarga de estaciones en formato mseed.

En este espacio encuentra también las gráficas de los registros diarios de varias estaciones, clasificadas por volcán: señal sísmica y los contenidos de frecuencias de esas señales o espectrograma.

Lorem Ipsum

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vestibulum facilisis, dolor in scelerisque consequat, enim sem vulputate urna, vitae consectetur nibh nisi a risus. Cras vel consectetur ante. Donec tristique dignissim sem vel cursus. Cras eget facilisis nisl. Donec feugiat odio et pharetra aliquet. Fusce libero purus, sollicitudin at consectetur et, pulvinar ac leo. Sed lorem nulla, consectetur ac pharetra et, suscipit hendrerit nisi. Duis et orci commodo dui sodales rhoncus. Praesent tempor elit in metus elementum ornare. Suspendisse sit amet felis dictum, tristique lectus et, tempor diam. Nunc sed orci sit amet libero finibus feugiat vel id diam. Vivamus finibus arcu eu tempus rhoncus.

Aliquam hendrerit augue nec feugiat condimentum. Proin erat orci, mollis ut imperdiet quis, faucibus nec mi. Quisque nec venenatis ante, in malesuada mi. Proin faucibus elementum laoreet. Donec finibus, augue at vulputate rhoncus, velit massa porttitor lorem, et ullamcorper neque orci eu diam. Nulla a euismod mauris. Quisque arcu quam, volutpat vel facilisis non, fringilla porta justo. Duis tortor tellus, commodo eu pharetra ut, tincidunt iaculis urna. In vestibulum commodo dolor, sed tincidunt nisl consectetur in. Quisque semper diam eu sodales mollis. Fusce scelerisque rhoncus facilisis. Nulla ac diam ultrices, dapibus est at, dapibus odio. Nunc ipsum sapien, porta at tempor eu, molestie eget sapien. Curabitur semper augue in congue consectetur. Quisque feugiat eu erat quis commodo. Proin iaculis risus ac tortor vulputate, ut auctor arcu hendrerit.

Los acelerómetros registran la aceleración con la que se mueve el suelo, poseen tres sensores ortogonales: componente vertical, norte-sur y este-oeste. Los registros de los eventos obtenidos son procesados y analizados, determinando los valores de aceleración máxima y puede determinarse la escala de intensidad, estos datos son útiles para entender el comportamiento al que puede ser sometida las estructuras durante un sismo o un terremoto destructivo.

El primer acelerómetro se lo instala en la Escuela Politécnica Nacional, posteriormente se amplía la cobertura en todo el Distrito Metropolitano de Quito, posteriormente, con la Red Nacional de Acelerógrafos (RENAC) se cubre la costa, sierra y oriente en la principales ciudades. Esta red permite la recopilación de valiosa información para el estudio del movimiento del suelo y el cálculo de aceleraciones. Entre el uso de estos datos está la determinación de leyes de atenuación, lo que constituye un ente fundamental para el análisis de la amenaza sísmica en el territorio ecuatoriano, además del estudio de movimiento del suelo en las principales ciudades estableciendo el grado de respuesta sísmica en las edificaciones.

En 1987, el Instituto Geofísico empezó con la operación continua de la red de sismógrafos: RENSIG, que constaba de 11 estaciones de periodo corto, una red de transmisión de datos en tiempo real, y con la adquisición y procesamiento de datos. Con el tiempo se incrementó el número de estaciones y se diversificó los tipos de sensores. En la actualidad se cuenta con alrededor de 450 estaciones para el monitoreo continuo de la actividad volcánica y sísmica en Ecuador, incluida las islas Galápagos.  

Para el año 2008, se cuenta con las primeras estaciones de banda ancha y en el año 2012 se completa un proyecto con la SENASCYT que permitió modernizar la Red Sísmica Nacional con sensores de banda ancha y digitalizadores de mejor resolución. También se mejora la adquisición y procesamiento de datos, de tal manera que se dispone de localizaciones automáticas confiables que entregan resultados entre 2 a 3 minutos de ocurrido el sismo.

A nivel mundial empieza a operar una red instrumental a inicios del siglo XX. The International Seismological centre, cuenta con datos desde 1904 en su catálogo ISC-GEM Global Instrumental Earthquake Catalogue. Para Ecuador tenemos el catálogo unificado con datos desde 1901 y 14  sismos históricos importantes  que fueron localizados con métodos indirectos y ocurrieron  entre 1587 y 1868.

 

Sismicidad 1587-2020. Eventos mayores o iguales a Mag. 6.0

El mapa muestra la sismicidad mayor o igual a 6 en magnitud desde 1587 al 2020. Aquí se aprecia que los eventos se localizan en la zona costera, relacionada a la zona de subducción y en la Sierra relacionado al sistema de fallas al interior del país.


¿Qué tan frecuentes son los sismos que pueden causar afectación en la población e infraestructura? Desde 1906, cinco terremotos con una magnitud superior a 7,7 se han producido en la parte poco profunda de la zona de subducción. Terremotos de menor magnitud, pero más superficiales y destructivos se han originado en fallas crustales cerca de áreas pobladas. Al menos 13 terremotos destructivos de este tipo (intensidades iguales o superiores a VIII) se han producido en los últimos cinco siglos (Beauval et al., 2010).

Para tener una idea de la frecuencia de sismos grandes (mayores a 6), el grafico a continuación muestra que se puede tener un sismo de 7 o más por quinquenio y alrededor de 5 o más de magnitud 6 o superior. Por ejemplo, entre 2015-2020 se tiene 22 eventos mayores o iguales a 6, varias réplicas del sismo de 7.78 de abril del 2016.