Martes, 24 Junio 2014 00:00

ANTISANA

Nombre  Antisana
Coordenadas 0,488º S; 78,141º W
Altura 5758 m snm
Diámetro 13 km
Tipo de volcán Estrato volcán compuesto
Última erupción

1590-1600

Estado Potencialmente activo
Actividad reciente Actividad hidrotermal, sismos volcánicos
 Monitoreo Sísmicidad, deformación, aguas termales

 

El Antisana es un gran estrato volcán compuesto, potencialmente activo, cubierto por glaciares y ubicado en la Cordillera Real del Ecuador, unos 50 km al sureste de Quito. Su cumbre alcanza 5758 m con un edificio basal de 13 km de diámetro ligeramente elongado en sentido E-O. Se reconocen dos edificios volcánicos en el Antisana: el Antisana I, que es un edificio viejo y erosionado ubicado en la parte oriental del complejo, y el Antisana II que representa el edificio joven potencialmente activo. La parte superior del edificio es fundamentalmente lávica, con flujos de lava que afloran radiales a la cumbre y cuyos frentes se pueden ver bajo el pie del glacial. En base a los estudios estratigráficos realizados en la zona se ha concluido que el edificio habría crecido durante y posteriormente a la última glaciación del Pleistoceno. Los flancos inferiores del edificio están cubiertos por morrenas y flujos de lava, sin embargo, en las laderas occidentales afloran secuencias espesas de depósitos de flujos piroclásticos y flujos de escombros.


Según Hall et al. (2012) el Antisana II habría experimentado una actividad eruptiva regular desde hace más de 14000 años, registrándose al menos 40 erupciones pequeñas a moderadas en este periodo de tiempo. Este tipo de actividad se habría detenido hace aproximadamente 1000 años o al menos no se tiene un registro geológico claro de actividad más reciente.


En el periodo histórico se presume que han ocurrido al menos 4 erupciones: 1590-1600, 1760, 1773 y 1802. Sin embargo, debido a la situación remota del volcán no existen relatos detallados de las mismas. Las erupciones de 1760 y 1773 fueron erupciones efusivas (flujos de lava) que actualmente han sido asociadas a la Caldera de Chacana y no al Antisana propiamente dicho. La supuesta erupción de 1802 corresponde a un relato de Alexander von Humboldt que refería la presencia de humo cerca del volcán, sin embargo no existe otra confirmación de este fenómeno.
Actualmente no se observa ningún tipo de actividad fumarólica en el Antisana, sin embargo, algunos montañistas han reportado olor a azufre en las partes altas.

Publicado en Antisana
Martes, 24 Junio 2014 00:00

COTACACHI – CUICOCHA

Nombre  Cuicocha
Coordenadas  0,368º N; 78,347º W
Altura  3250 m snm
Diámetro

 2 km (Cuicocha)

21 km (Cotacachi)

Tipo de volcán

Caldera Volcánica / lago cratérico (Cuicocha)

Estrato-volcán compuesto (Cotacachi)

Última erupción

 < 2900 años AP (Cuicocha)

Desconocida (Cotacachi)

Estado Potencialmente activo (Cuicocha)
Dormido o inactivo (Cotacachi)
Actividad reciente  Actividad hidrotermal (Cuicocha y Cotacachi)
 Monitoreo  Sísmicidad, deformación, aguas termales, temperatura

 

El Complejo volcánico Cotacachi-Cuicocha  se encuentra localizado en la Cordillera Occidental de los Andes Ecuatorianos a 10 km al Este de la ciudad de Cotacachi. Consiste en un estrato-volcán principal (Cotacachi) rodeado de cuatro centros eruptivos:  Muyurcu, Loma Negra, Piribuela y Cuicocha. La actividad de este complejo se extiende desde hace alrededor de 0.6 millones de años y su más reciente actividad ocurrió hace 2900 años antes del presente.

 

El  Cuicocha es el centro eruptivo más joven del Complejo Volcánico y se habría desarrollado en los últimos 10.000 años (Von Hillebrandt, 1989); consiste de una caldera con cinco domos dacíticos localizados dentro y alrededor del lago cratérico interno, y tiene un diámetro de aproximadamente 3.5 km.

 

El volcán Cuicocha empezó con el crecimiento del Domo Cuicocha en el flanco sur del Cotacachi. Durante este periodo ocurrieron colapsos parciales del domo que formaron flujos piroclásticos de bloques y ceniza. Este episodio estaría asociado con importantes caídas de ceniza que afectaron a las comunidades de Otavalo hace aproximadamente 3500 años AP (Athens, 1998). Tras esta actividad el volcán entró en una pequeña pausa hasta hace 3100 años, cuando experimentó una erupción altamente explosiva, que generó importantes flujos piroclásticos y caídas de ceniza, cuyo volumen se estimó en al menos 5 km3. A esta  erupción se le atribuye el origen de la caldera actual (Von Hillebrandt, 1989).

 

Los episodios eruptivos, después de la formación de la caldera, consistieron inicialmente en la generación de oleadas piroclásticas y caídas de ceniza,  que fueron seguidas por una fase final de crecimiento de domos dentro de la caldera, que actualmente forman las islas YerovÍ y Wolf. La última actividad fue datada hace 2900 años AP y corresponde al domo Wolf.

Publicado en Cuicocha
Miércoles, 18 Junio 2014 19:00

Red de Observatorios Volcánicos (ROVIG)

Con la finalidad de realizar una mejor vigilancia de cada volcán, el Instituto Geofísico ha agrupado la instrumentación dedicada a cada volcán en un observatorio volcánico que puede tener su propio espacio físico, como es el caso del Observatorio del Volcán Tungurahua (OVT), o ser de carácter virtual, como en el caso del volcán El Reventador. En esta red, la ROVIG, cada observatorio tiene la instrumentación acorde a la actividad del volcán.

 

Los volcanes activos son observados a través de diversas tecnologías que incluyen sismógrafos para detectar sobrepresiones internas y movimiento de fluidos; barómetros-sensores infracústicos que miden las mismas sobrepresiones pero en la atmósfera; GPS - inclinometros - EDM, para detectar hinchamiento o deflación en los flancos relacionados con el ingreso o expulsión de magma; detectores de gases volcánicos en relación al ingreso y desgasificación del magma cerca de la superficie; sensores AFM que detectan el paso de lahares o flujos piroclásticos. El nivel de instrumentación dedicado a cada volcán está en directa relación con la amenaza que significa para la población asentada en su cercanía.

  • Tres Observatorios con nivel de vigilancia 1 (Tungurahua, Cotopaxi y Guagua Pichincha).Estos observatorios tienen vigilancia sísmica con más de 4 estaciones, sensores de infrasonido (menos el Guagua Pichincha), de deformación de flancos (inclinometría, EDM y GPS), monitoreo geoquímico de fluidos y monitoreo de flujos de lodo y/o lahares, así como flujos piroclásticos (menos el Guagua Pichincha).
  • Siete Observatorios con nivel de vigilancia 2 (Reventador, Cayambe, Antisana, Cuicocha, Chimborazo, Imababura y Sangay). Estos observatorios tienen vigilancia sísmica con más de una estación, de deformación de flancos (inclinometría, EDM y GPS) y monitoreo geoquímico de fluidos ocasional.
  • Seis Observatorios con nivel de vigilancia 3 (Pululahua, Ninahuilca, Cerro Negro, Chachimbiro, Soche y Quilotoa). Estos observatorios tienen vigilancia sísmica con 1 estación y medidas ocasionales de otros parámetros.
  • Red Galápagos. La red sísmica en las Islas Galápagos está programada para instalarse el presente año y cumple con dos funciones: monitoreo de los volcanes activos y control de la sismicidad. Se instalarán seis estaciones sísmicas de banda ancha en los volcanes Sierra Negra, Fernandina y Alcedo, dentro del proyecto “Fortalecimiento del Instituto Geofísico: ampliación y modernización del Servicio Nacional de Sismología y Vulcanología”.
Publicado en Instrumentación
No se han encontrado eventos

Con el apoyo logístico de: