Viernes, 23 Agosto 2013 21:04

Evaluación de la actividad del volcán Tungurahua

Valora este artículo
(0 votos)

23 de Agosto de 2013

 

A partir de la fecha del último boletín publicado el 10 de agosto de 2013, la actividad interna del volcán Tungurahua ha mostrado un descenso significativo y las manifestaciones superficiales han sido escasas. La actual actividad superficial se caracteriza por la emisión de una débil columna de vapor de agua con ausencia o con muy bajo contenido de ceniza.  Desde el 16 al 21 de agosto se han detectado niveles moderados a bajos de dióxido de azufre SO2 (gas magmático) en las estaciones alrededor del volcán. En los últimos días los valores registrados de este gas se  han incrementado ligeramente con respecto a las semanas pasadas. Las últimas explosiones ocurrieron el 31 de julio y desde el día 3 de agosto  no se ha recibido reportes de caídas de ceniza hasta el día de hoy, en el cual se reportó una ligera caída en los sectores de Choglontús y El Manzano.

Con respecto a la actividad sísmica, se registra un descenso en el número de sismos asociados a movimiento de fluidos al interior del volcán (largo período o LPs) y pocos eventos por fractura de rocas (volcano tectónicos o VTs). Se contabiliza entre 20 y 50 sismos por día.

Sin embargo, la deformación de los flancos superiores del cono aún se mantiene, dado que el inclinómetro de la parte superior del volcán muestra una progresiva inflación.

En conclusión, los valores moderados a bajos del gas SO2, el registro de una continua inflación (deformación) de los flancos superiores y a la ausencia de manifestaciones superficiales; sugieren un posible bloqueo en la parte superior del conducto que impediría un desfogue normal de los gases, que podrían acumularse en el cono superior. Bajo estas circunstancias, existiría la posibilidad de que se produzca un incremento de presiones en el interior del conducto volcánico que conduzcan a una apertura rápida y/o violenta del sistema, produciendo explosiones importantes con la expulsión de gases magmáticos, cenizas y el posible descenso de flujos piroclásticos.

Caso contrario, de invertirse el registro de la deformación que se viene detectando, podríamos ir hacia un período de calma en la actividad del volcán.

El IGEPN mantiene el constante monitoreo y vigilancia de la actividad del Volcán Tungurahua  y en caso de existir cambios evidentes en su comportamiento, estos serán comunicados  a las autoridades y a la comunidad.

 

JB/SH/PM/MR/SV/LT

Instituto Geofísico

Escuela Politécnica NAcional

21:30 (tiempo local)