Viernes, 19 Julio 2013 18:55

Evaluación de la actividad eruptiva del volcán Reventador

Valora este artículo
(0 votos)

19 de Julio de 2013

Como se reportó en el Informe Especial No. 2 del 31 de enero del presente, el volcán ha mantenido niveles de actividad sísmica que han oscilado entre moderado a alto, con la generación y el descenso de flujos de lava. En febrero el flujo de lava se dirigía hacia el sur oriente.

Desde el 12 de julio se registraron una serie de sismos producidos por el ascenso de magma dentro de conducto volcánico (denominados drumbeats). Estas señales se registraron en las estaciones más cercanas al cono volcánico. El episodio tuvo una duración de 40 minutos, luego de los cuales se comenzó a observar una serie de señales asociadas a caídas de rocas, las mismas que continuan registrándose hasta el cierre del presente boletín. Dichas señales son registradas en la estación ubicada al norte del volcán.

Registros sísmicos de las estaciones del volcán Reventador, se observan las señales denominadas “drumbeats” que corresponden al ascenso de magma. 

El detalle de la actividad sísmica luego del 12 de julio es el siguiente:

  • 13 de julio, se registró una explosión y pocas señales sísmicas asociadas a movimiento de fluidos (sismos de largo período o LP).
  • 14 baja actividad sísmica
  • 15 julio, se comienzó a registrar explosiones y sismos tipo LP. Desde las 15h30 (tiempo local) hasta las 00h00 (tiempo local) se registra una señal de tremor energética con algunas explosiones.
  • 16 de julio, se registró numerosos sismos tipo LP, tremores relacionados con una vibración continua de fluidos al interior del volcán y pocas explosiones.
  • 17 de julio, a partir de las 10h30 (tiempo local) se produjeron explosiones entre pequeñas a moderadas y eventos de largo período.
  • 18 de julio, se registran sismos tipo LP, señales de tremor y explosiones

Desde el 17 y hasta el momento se ha mantenido este tipo de actividad y se han contabilizado un total 76 explosiones.

Hoy comenzó a generarse también tremor y un tremor armónico característico del movimiento de fluidos a mayor profundidad.

Durante este período el volcán ha permanecido cubierto la mayor parte de tiempo, sin embargo durante la noche del lunes 15, se observó bloques incandescentes que descendían por los flancos del volcán y frecuentes ruidos tipo cañonazos y bramidos, que se escucharon hasta el campamento de San Rafael ubicado al este del volcán. Se observó también columnas de emisión con contenido moderado de ceniza. Estas observaciones coinciden con el período de tremor muy intenso registrado en este día.

El día de ayer, 18 de julio, aproximadamente a las 18h30 (tiempo local), se observó una explosión que produjo una columna de gas y ceniza que alcanzó aproximadamente 1 km sobre el nivel del cráter, y luego la ceniza se dispersó en el área aledaña al volcán.

Emisión asociada a una explosión el día 18 de julio a las 18h30. Columna de ceniza y gases de aproximadamente 1 km. En el recuadro en rojo se observa el recorrido del flujo de lava que desciende por el flanco sur del volcán. (Foto cortesía P.Narváez Campamento San Rafael – Coca Codo Sinclair)

Desde el fin de semana anterior, se observó con la ayuda de la cámara ubicada en el flanco sur y desde el sector del campamento de San Rafael, dos flujos de lava, un flujo se dirige hacia el suroeste y el segundo flujo se dirige hacia el este.

En conclusión, la actividad sísmica y superficial del volcán se mantiene en un nivel considerado como alto. Superficialmente se caracteriza por explosiones que generan emisiones de gases y ceniza, la cual se deposita en las zonas aledañas al volcán. Los flujos de lava continúan descendiendo por los flancos del volcán. Las señales sísmicas muestran que la actividad al interior del edificio volcánico indican procesos de presurización y movimiento de fluidos.

Es importante sugerir a la población no ingresar al interior de la caldera, puesto que es posible que ocurran pequeños flujos piroclásticos asociados a las explosiones. Además, se mantiene aún un domo sobre el cráter el cual está formado por magma reciente y sigue creciendo. Este proceso de crecimiento podría provocar el colapso del domo y generar flujos piroclásticos más grandes que eventualmente sobrepasarían la caldera y descenderían por el flanco oriental.

Los flujos piroclásticos son fenómenos superficiales de alta temperatura y velocidad que descienden por los flancos del volcán y debido a sus características no puede ser determinado el momento de su generación ni la dirección de su desarrollo.

El Instituto Geofísico seguirá informando a las autoridades y a la comunidad sobre la evolución de este proceso.

AA/MR/LT/AOR

Instituto Geofísico

Escuela Politécnica Nacional

19h00 (tiempo local)