Jueves, 03 Enero 2013 14:32

Disminuye actividad sísmica y superficial del volcán Tungurahua

Valora este artículo
(0 votos)

3 de enero de 2013

En el Informe Especial N° 15, del día 27 de diciembre de 2012, se indicó que había sido detectado un incremento en la actividad sísmica y superficial del volcán. Dicho incremento se mantuvo hasta el día 30 de diciembre y se caracterizó por la generación de señales sísmicas asociadas con la movilización y presurización de fluidos al interior del volcán, una elevación en la intensidad y duración de los ruidos y bramidos, y nuevas caídas de ceniza, especialmente en zonas localizadas cerca y hacia el sector sur-occidental del volcán, como Cahuají, Choglontús, El Manzano y Palitahua. El día 28 de diciembre la red de detección de gas de azufre (SO2) mostró una concentración de 4.156 toneladas, valor superior a los registrados los días anteriores.

Sin embargo, desde el 31 de diciembre la actividad sísmica y superficial muestra una tendencia descendente, y en las últimas 24 horas y hasta el cierre del presente boletín, no se ha registrado explosiones, ni se han recibido reportes de caídas de ceniza, ruidos o bramidos.

En los últimos días y debido a la permanente nubosidad en la zona del volcán, no se han realizado observaciones relacionadas con las características de las columnas de emisión, especialmente del contenido de ceniza. No obstante, en base a la ausencia de reportes de caídas de ceniza, se deduce que la energía y permanencia de las emisiones ha disminuido con respecto a lo observado en días anteriores.

De manera general y hasta el momento, la energía de la actividad sísmica y superficial ha disminuido significativamente en los últimos días, sin embargo los datos de la red de geodesia aún no retornan a niveles considerados como base y muestran la presencia de un proceso inflacionario en la parte superior del edificio volcánico, lo que permite deducir y establecer que aún permanece un pequeño volumen de magma en los conductos del volcán. Por lo tanto, se establece que el actual proceso eruptivo aún no ha concluido, por lo que no se descarta que pudieran ocurrir nuevas columnas de emisión con ceniza, explosiones y flujos piroclásticos. De ocurrir lo mencionado, y en base a la evaluación de la información obtenida de las diferentes redes de monitoreo del volcán, no se espera, en el corto plazo, una actividad de magnitud similar a las erupciones ocurridas en julio y agosto de 2006.

Es necesario recordar a las autoridades y comunidad en general, que no existe en el mundo sistema de monitoreo que permita anticipar la ocurrencia y el alcance de los flujos piroclásticos, por lo que es necesario que se mantengan las medidas para precautelar la seguridad de la comunidad, en especial de aquellas que habitan o trabajan en áreas de alto peligro.

De manera adicional se informa que en los últimos días se han presentado lluvias en la zona del volcán, las cuales podrían removilizar el material piroclástico que ha sido depositado en los flancos del volcán en el presente período eruptivo, y generar flujos de lodo o lahares que podrían afectar las partes bajas de las quebradas en los flancos del volcán.

De producirse nuevos cambios en la actividad del volcán, estos serán informados oportunamente a las autoridades y comunidad en general.

PR/PM/SV/SH/LT/MR

Instituto Geofísico

Escuela Politécnica Nacional

12h00 (tiempo local)