Sábado, 03 Noviembre 2012 10:20

Erupciones volcánicas con poco aviso: el caso de la erupción sorpresiva del 3 de Noviembre del 2002 del Volcán Reventador

Valora este artículo
(0 votos)

HALL,  Minard et al. Volcanic eruptions with little warning: the case of Volcán Reventador's Surprise November 3, 2002 Eruption, Ecuador. Rev. geol. Chile [online]. 2004, vol.31, n.2, pp. 349-358. ISSN 0716-0208. doi: 10.4067/S0716-02082004000200010.

La mitigación exitosa de un posible desastre volcánico depende de la detección oportuna de la reactivación de un volcán. Con mucho optimismo, los observatorios volcánicos efectúan un monitoreo de volcanes peligrosos, en espera de reconocer tempranamente el inicio de nueva actividad. La erupción del volcán Reventador, el día 3 de Noviembre de 2002, comenzó con poco aviso. El volcán Reventador es un volcán joven andesítico de la Cordillera Oriental del Ecuador que ha tenido, al menos, 16 erupciones desde 1541. Dichas erupciones fueron caracterizadas por flujos piroclásticos y lávicos, flujos de escombros y caída limitada de ceniza. Con la excepción de un fuerte sismo cerca del volcán un mes antes, se registró solamente la sismicidad que comenzó el proceso eruptivo. Luego de 7 horas de 'tremor' sísmico, la erupción paroxismal empezó a las 0912 h de ese día con una columna sostenida que ascendió a los 17 km y con cinco flujos piroclásticos que viajaron hasta 9 km al este. Antes de las 1500 h empezó a caer ceniza en el Valle Interandino cerca de Quito, formando una película de 1 a 10 mm de espesor. El impacto económico fue grande, pues resultó en graves daños a los oleoductos y el cierre de colegios y negocios y del aeropuerto de Quito durante 10 días. Hay que concluir que en aquellos volcanes que aportan magmas de bajo contenido de sílice, ricos en gases y muy fluidos, el ascenso del magma en el conducto puede ser asísmico, rápido y sin aviso. Así, esta erupción es muy útil para recordarle a los científicos, la defensa civil y a las autoridades que algunos volcanes pueden reactivarse con erupciones violentas, sin mayor aviso.

Fuente: Revista geológica de Chile, versión impresa ISSN   0716-0208

http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0716-02082004000200010&script=sci_abstract